Evolución de la Arquitectura de Interiores

Evolución de la Arquitectura de Interiores

La arquitectura de interiores, se trata del diseño de un espacio que ya ha sido creado desde una construcción que ya existe, tal y como el dinamismo humano que hay en su interior. Este concepto, también puede abarcar la idea inicial de un diseño arquitectónico que después es rediseñada para dar espacio a nuevas funcionalidades. De manera tradicional, dentro de la arquitectura el interiorismo, ha sido el arte espacial del diseño de los ambientes, pero la arquitectura de interiores es un gran proceso por medio de cual el interior de cada construcción se diseña, teniendo en consideración todos los aspectos del uso humano y la funcionalidad del tipo de edificio.

Pese a que la organización espacial establecida desde un principio de un edificio es siempre añadida por su arquitecto, cada una de las intervenciones posteriores en el interior como la arquitectura de interiores, no permanecerán dentro de ese esquema. Un ejemplo muy tangible son las estructuras más antiguas que a menudo son modificadas por diseñadores de una generación distinta, en pro de las variantes necesidades de la sociedad, como la evolución de una ciudad entera. Este proceso casi siempre re-semantiza la construcción como consecuencia de ello, y se cimenta en la idea de que los edificios nunca son completados y tampoco son inalterables.

Un edificio alterado puede ser el mismo en su exterior, pero en su interior puede ser totalmente diferente en su espacio. Es por esto, que el arquitecto de interiores debe ser sensible no solamente al lugar del edificio en su contexto físico y en el ámbito socio-político, sino tener como aspecto importante las necesidades temporales de cambios de propietarios y usuarios. Es decir, que si el edificio posee una buena idea arquitectónica original, es lo primero a considerar en una nueva organización a nivel espacial, y el resto se ve sencillamente obligado a seguirla.

Adaptive Rouse

Las ciudades densificadas están abarrotadas de estos edificios, quizá originalmente se construyeron y diseñaron como bancos pero ahora se dan el lujo de ser restaurantes, o quizá fueron molinos industriales pero ahora son apartamentos tipo loft, incluso hasta las estaciones de ferrocarriles han sido modificadas y se han convertido en galerías de arte. En cada uno de los casos en que la arquitectura de interiores puede adentrarse y tocar, la forma y el carácter de la ciudad, que se guarda precisamente en la memoria de la sociedad, tomarán un valor mucho más valioso en la medida en que se vaya posibilitando su uso funcional.

Entonces, es totalmente posible especular gracias a la arquitectura de interiores, que podrían provocarse espacios nuevos interiores dentro de las estructuras en los años próximos, pero cada uno de los grados de cambio o variantes en los conocimientos técnicos y tecnológicos del momento histórico preciso en donde se encuentre, determinara el límite en el que un edificio puede llegar a modificarse dentro de su propia vida. Muchos edificios, a través del tiempo no se han tocado ni modificado debido a su carácter histórico o incluso a limitaciones financieras, pero la mayoría de los edificios tienen solo tres posibles futuros en su ciclo de vida.

Primeramente, que se le imparta un importante valor como para mantenerlos visualmente sin alguna modificación. Segundo, que se demuelan en el mismo sitio, o sea abandonado transformándose en solo ruinas, y tercero que se rediseñe y se modifique por medio de la arquitectura de interiores para dar nacimiento a nuevos usos arquitectónicos.